La música contra el terror

Leo el artículo que firma David Remartínez hoy en Vanity Fair titulado Reclamemos la música contra el terror, el que reflexiona sobre el atentado que tuvo lugar el lunes durante el concierto de Ariana Grande en Manchester y reivindica la cultura pop como resistencia al islamismo radical: “defendamos esa conquista de la civilización”. Estoy de acuerdo: la música popular debería funcionar como una herramienta para construir ámbitos de libertad desde los que resistir a la esquizofrenia social que nace del miedo al diferente y que se manifiesta en el integrismo religioso, el fascismo político, la xenofobia y el racismo.

Sin embargo, al mancuniano Morrisey le ha faltado tiempo después del atentado para soltar sus habituales majaderías fachas. Ariana Grande no me gusta. Remartínez reivindica en su artículo a Metallica, quienes en su momento manifestaron que estaban orgullosos de que su música se utilizara como medio de tortura en el campo de concentración de Guantánamo.

Me repele un poco la idea de que la música pop sirva como refugio identitario de habitantes arios de la fortaleza europea. Por eso, aprovecho para poner por aquí un puñado de temazos que representan el pop que siento que es importante defender en 2017. Sigue leyendo

Música para adultos

Música para adultos

I. La semana pasada estaba saqué esta foto del expositor de un kiosko. Todas las revistas de “música juvenil” enseñando en su portada a gentes de hace décadas: Chuck Berry, Rolling Stones, AC DC, Helloween… Las únicas bandas actuales son Steel Panther de la portada de Popular 1 (una especie de tributo idiota al sleazy angelino de los ochenta), Mastodon en La Heavy (el titular Emperadores del progresivo lo dice todo) e Imelda May en la Ruta 66 (que se ha vuelto una señorona de lo más aburrida). Queda claro que la prensa ha renunciado a reflejar la actualidad musical para quedarse atrapada en un bucle retromaniaco. Pero esto también es el refelejo de una generación de lectores/oyentes (los que ahora tienen entre 35 y 45 años, que vienen a ser el target de estas publicaciones ahora que los más jóvenes han abandonado la prensa en papel) que juegan (jugamos) a ser jóvenes, pero que en realidad solo viven (vivimos) en el recuerdo permanente de un mundo del pasado. Sigue leyendo

“Cómo funciona la música”, de David Byrne

Cómo funciona la música

Estoy seguro de que muchos ya habéis leído ¿Cómo funciona la música? (Reservoir Books, 2014) de David Byrne, ya que hace un par de temporadas se convirtió en un gran éxito (bueno, tampoco tan grande, la verdad) dentro de la literatura musical; si es ese el caso, poco os voy a contar hoy que no sepáis ya de sobra. En caso contrario, no tengáis miedo a seguir adelante con este post, que este libro contiene bastantes cosas muy interesantes. Sigue leyendo

2016: un año imposible de resumir

2016

Pues sí, me está resultando imposible resumir todo lo que para mí ha supuesto este 2016. Pero más que por la complejidad de las cosas que me han sucedido, me está costando horrores hacer un resumen porque no tengo tiempo para acabarlo. Recordaré el año que terminó hace días por haber tenido que desdoblarme para llegar a la mitad de sitios en los que debía estar. Trabajé como un mulo, estudié como un burro y en general malgasté energías e ilusión en cosas que tiene pinta de que tampoco esta vez me van a llevar a ningún sitio mejor. Sigue leyendo

¿Qué es un fan?

Grand Prix

La semana pasada volví a acercarme al BIME pro, la feria profesional de la industria de la música que se celebra por tercer año en el BEC de Barakaldo. Un lugar donde reencontrarse con amigos y compañeros, establecer contactos y alianzas, y ponerse al día de las novedades del mundillo. Todo ello, eso sí, en medio de un ambiente de ostentación y derroche que consigue que uno se sienta como si hubiera vuelto el año 2002, cuando la industria aún nadaba en la ambulancia y creía que el top manta era el único riesgo en el horizonte.

Una vez más, la mayoría de las ponencias a las que he asistido me han parecido flojillas. Más bien han funcionado como excusa para rellenar una programación en la que lo más importante es poner cara y pasar tu contacto a algún colega o quién sabe si a alguna personalidad relevante. En la mayoría de los casos, la dejadez y el poco mimo con que se han preparado estas intervenciones hace difícil que alguien mínimamente conectado con el mundillo descubra nuevas ideas. Por el contrario, la repetición de ciertos latiguillos en estas charlas termina por dejar al descubierto atavismos e inercias casposas propias de un mundo carcamal que nada tiene que ver con la aparente modernidad que envuelve la industria musical. Sigue leyendo

El ocaso de Tiendas Tipo

tipo

Atención a la bomba informativa: la cadena de Tiendas Tipo cierra las últimas franquicias que permanecían abiertas. De hecho, su web está de liquidación total por cese. En su día llegó a tener decenas de locales por toda la Península, pero a estas alturas de 2016, después de un largo declive, seguro que muchos pensaban que ya no existía ni una. Pero sí, hasta ahora había cuatro que seguían en funcionamiento. Y una de esas cuatro estaba aquí, en Santander, cerquita de la redacción central de Spam de Autor.

Hace años que la Tipo se había ido quedando sola, mientras la mayoría de grandes mayoristas de distribución musical iban desapareciendo. De hecho, en la era de Amazon.com y de la música en streaming, su catálogo en papel lleno de novedades de bandas de cincuentones y su sistema de pedidos que se perdían por el camino eran casi fósiles del siglo XX, cuya extinción hace tiempo que se veía inevitable. Así que no creo que su despedida vaya a dejar ríos de lágrimas. Pero tampoco quiero dejar de escribir un post de recuerdo a la tienda que me surtió de tanta música. Sigue leyendo

Lo mejor de Días de Vinilo

días de vinilo

Desde principios de junio, la exposición Días de Vinilo ha ocupado buena parte del espacio del MAS (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Santander). Esta muestra, dedicada a explorar los vínculos entre la música popular y las principales corrientes artísticas de las últimas décadas a través de las portadas de los discos, me ha proporcionado grandes alegrías durante este verano, por lo interesante de sus contenidos y porque el Museo se encuentra al lado de mi casa, así que no he tenido problema para tirarme ahí dentro durante horas y horas. Además de que Alfredo Santos y Laura Crespo (los responsables de deacMAS, el departamento de didáctica y acción cultural del museo) son unos grandes, y que también he oportunidad para conversar largo y tendido sobre la muestra con su comisario, F. Javier Panera. Así que había pensado escribir un bonito post como despedida de la muestra, cuya clausura se había programado para el 18 de septiembre; pero me acabo de enterar de que esta se ha prorrogado de forma indefinida, así que solo me queda recomendar que, si no habéis pasado todavía por ahí, os acerquéis antes de que sea demasiado tarde. Sigue leyendo