Informe actualidad vol. 2 – Referéndum y Procés

procés

Cuando publiqué este post, mi intención era recoger algunos aspectos de la campaña previa al referéndum del 1 de Octubre sobre los que seguramente no habían tenido noticia las gentes que no vivieron el procés desde dentro o que solo lo habían seguido a través de los medios de comunicación. Lo redacté con un tono no sé si decir irónico o cínico. El caso es que pretendía quitar un poco de hierro al asunto a base de humor.

Pocas horas después de publicarlo todo se fue al garete. Agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional se ensañaron con ultraviolencia contra cientos de personas que se dirigían a votar. Cataluña se convirtió en una carnicería. A todo el mundo a mi alrededor se le pasaron las ganas de hacer bromas, y a mí también.

Los días van pasando, y los ánimos siguen jodidos. Y nada me lleva a pensar que en los próximos días vaya a suceder algo que haga sonreír a nadie. En varias ocasiones he estado a punto de borrar este post. Todo cambió demasiado rápido aquel domingo, y al releer el artículo sentía que muchos de mis propios comentarios resultaban incorrectos o estúpidamente frívolos.

Sin embargo, finalmente he decidido dejarlo como estaba. Pienso que merece la pena que este post continúe aquí. Este informe sobre el referéndum y el procés funciona como una página de un diario, más que ningún otro post que haya publicado en este blog. Aquí ha quedado congelada la que era mi visión de las cosas justo antes de que todo se volviera un horror.


Me dan envidia aquellos que se ven capaces de resumir lo que ha sucedido en las últimas semanas en Cataluña en escuetos posts de cinco puntos. A alguno incluso le sobran caracteres de los 140 que hasta ahora cabían en un tuit para explicarlo todo. Yo es que esto lo veo como un lío social de tres pares de cojones. Tendría que contratar más espacio en el servidor si intentara plasmar en este blog todas las cosas que se me ocurren en torno al llamado Procés. Además, me aburre ver a tantos opinadores repitiendo clichés resecos que a fuerza de tanto sobarlos se han convertido en una costra un tanto desagradable. Y ni os cuento lo que me cansa ver a gente sentando cátedra sobre el tema a cientos de kilómetros de aquí. ¿Decís que el asunto se limita a españolistas contra catalanistas? ¡A mí me salen al menos seis grupos de opinión bien diferenciados!

Pero como no quiero dejar que esto pase sin dejar constancia de mucho de lo que he visto y oído, ahí va mi informe No Oficial sobre el tema catalán. Sigue leyendo

Informe Lleida vol. 1: Ciencias sociales

Hace ya cerca de tres meses que me mudé a esta parte del mundo, y casi un mes desde que me empadroné aquí. Era de rigor que empezara a contar en este blog lo que me voy encontrando por Lleida, aunque la prudencia me dictaba que lo mejor era que dejara pasar algunas semanas, por la cosa de no tener que desdecirme más delante de ideas publicadas apresuradamente. Pero el tiempo corre, los plazos vencen y ya va siendo hora de sacar esto a la luz.

Así que aquí tenéis un análisis multidisciplinar de algunas de las cosas que me he encontrado en Lleida explicadas desde la geografía física, la climatología, la demografía y la economía. Más adelante ya iré hablando sobre otros asuntos.

Y aviso: este post posiblemente sentará mal a muchos leridanos. Y no porque lo haya redactado con pretensiones de incorrección política ni nada por el estilo. Lo es porque viene bien cargado de postverdad. De hecho, creo que entre el 30 y el 40% de lo que aquí cuento son informaciones poco fiables. Esto es así porque no domino bien todas las disciplinas que aparecen en el post, ni tampoco me he molestado en contrastar muchos de los datos que voy a exponer. Pero por otro lado me siento orgulloso de trabajar con la misma falta de rigor que la mayoría de la prensa que trata temas relacionados con Cataluña.

¿También ofenderá este post a los lectores que no conocen la ciudad? Solo el que siga leyendo conocerá la respuesta.
Sigue leyendo

Kraftwerk: Yo fui un robot, de Wolfgang Flür

kraftwerk

Muchas ansias de leer es lo que he debido de tener en los últimos días cuando he devorado a toda velocidad un libro que no me ha convencido demasiado. Porque Yo fui un robot, la autobiografía del ex Kraftwerk Wolfgang Flür, me ha parecido regular tirando a muy floja. Supongo que me ha vencido el mono de lectura, después de unas cuantas semanas sin prestar atención a ningún libro. Aunque también tendrá algo que ver que Kraftwerk sean una de mis mayores obsesiones musicales, y que apenas exista bibliografía sobre la banda. Sigue leyendo

Tiempo de despedidas

Despedida

Esta semana toca hacer el reparto del número de septiembre de 2017 MondoSonoro. La principal novedad que encontraréis en la edición Asturias/Cantabria de la revista será que ya no participo en él como coordinador editorial. Supongo que la mayoría de los lectores no se den cuenta de este detalle (de hecho en este número todavía aparecen un par de textos que llevan mi firma), pero para mí supone un cambio profundo que no quiero dejar sin comentar por aquí blog. Sigue leyendo

La estación de los cómics (I)

Llevaba unos meses que no hacía un repaso masivo a los últimos cómics que he leído, así que ya tocaba. Así que con este post empiezo una serie de tres en la que iré repasando cosillas que han pasado ante mis ojos a los últimos meses. Y hoy toca comentar The Legend of Zelda: A Link to the Past, de Shotaro Ishinomori, Un millón de años de David Sánchez, Cuadernos de Nieves y Esteban de Pablo Burgueño, y Gyo de Junji Ito. ¡Qué aproveche! Sigue leyendo

Recreativas del barrio de cuando yo era chaval

A medida que pasan los años, las ciudades van mutando. Nuevos lugares aparecen mientras que otros dejan de existir. Aunque parezca mentira, la mayoría de los escenarios en los que se desarrollan mis mejores recuerdos de chaval ya no existen en un estado físico. De muchos de ellos ni siquiera he visto nunca fotografías. Por ello me he animado a hacer un pequeño repaso a algunos de ellos. En concreto, a aquellos sitios en los que solía pararme a jugar a las máquinas recreativas o a ver cómo otros lo hacían. O, lo que es lo mismo, aquí va un recordatorio de la mayoría de los bares de mi barrio, porque en aquellos años casi todos los bares tenían su máquina recreativa.

En realidad, yo nunca he tenido un barrio bien definido. He pasado la mayor parte de mi vida en un espacio de límites difusos que abarca desde los aledaños del ayuntamiento de Santander hasta la ladera sur del Paseo del General Dávila. Para este artículo he decidido ceñirme a la zona cuyo perímetro va marcado por los distintos caminos que yo podía recorrer cuando iba o volvía de mi casa al colegio, y a los videojuegos que allí se encontraban entre mediados de los ochenta (cuando empecé a ir al colegio) hasta finales de los noventa (cuando terminé COU en los Salesianos, el mismo colegio al que asistí durante trece años). Así que antes de que alguien se queje de que no menciono los Recreativos Miami de Numancia, los recreativos Epcot o el bar La Herradura en General Dávila, ya lo digo yo: han quedado fuera de este post muchos lugares históricos de videojuegos en Santander, incluso algunos en los que pasé muchas tardes. Pero es que no he tratado de hacer una recopilación exhaustiva de todos los puntos de reunión para viciados. Solamente he querido plasmar algunos de los muchísimos recuerdos de mi infancia que van ligados a los videojuegos. Sigue leyendo

“Carmen de Mairena: una biografía”, de Carlota Juncosa

Carlota Juncosa

Por diversos motivos, Carmen de Mairena es un personaje que siempre me ha fascinado. Por eso, el subidón al ver que Blackie Books publicaba un libro sobre ella fue máximo. La pena es que al leerlo se me ha bajado la ilusión: se ha desaprovechado la oportunidad de escribir algo muy grande. Seguid leyendo que ahora os explico el porqué. Sigue leyendo

La música contra el terror

Leo el artículo que firma David Remartínez hoy en Vanity Fair titulado Reclamemos la música contra el terror, el que reflexiona sobre el atentado que tuvo lugar el lunes durante el concierto de Ariana Grande en Manchester y reivindica la cultura pop como resistencia al islamismo radical: “defendamos esa conquista de la civilización”. Estoy de acuerdo: la música popular debería funcionar como una herramienta para construir ámbitos de libertad desde los que resistir a la esquizofrenia social que nace del miedo al diferente y que se manifiesta en el integrismo religioso, el fascismo político, la xenofobia y el racismo.

Sin embargo, al mancuniano Morrisey le ha faltado tiempo después del atentado para soltar sus habituales majaderías fachas. Ariana Grande no me gusta. Remartínez reivindica en su artículo a Metallica, quienes en su momento manifestaron que estaban orgullosos de que su música se utilizara como medio de tortura en el campo de concentración de Guantánamo.

Me repele un poco la idea de que la música pop sirva como refugio identitario de habitantes arios de la fortaleza europea. Por eso, aprovecho para poner por aquí un puñado de temazos que representan el pop que siento que es importante defender en 2017. Sigue leyendo

Música para adultos

Música para adultos

I. La semana pasada estaba saqué esta foto del expositor de un kiosko. Todas las revistas de “música juvenil” enseñando en su portada a gentes de hace décadas: Chuck Berry, Rolling Stones, AC DC, Helloween… Las únicas bandas actuales son Steel Panther de la portada de Popular 1 (una especie de tributo idiota al sleazy angelino de los ochenta), Mastodon en La Heavy (el titular Emperadores del progresivo lo dice todo) e Imelda May en la Ruta 66 (que se ha vuelto una señorona de lo más aburrida). Queda claro que la prensa ha renunciado a reflejar la actualidad musical para quedarse atrapada en un bucle retromaniaco. Pero esto también es el refelejo de una generación de lectores/oyentes (los que ahora tienen entre 35 y 45 años, que vienen a ser el target de estas publicaciones ahora que los más jóvenes han abandonado la prensa en papel) que juegan (jugamos) a ser jóvenes, pero que en realidad solo viven (vivimos) en el recuerdo permanente de un mundo del pasado. Sigue leyendo