Guía urgente de la ciudad de Lleida #5: cine, libros, museos, salas de exposiciones y arquitectura.

Ama y haz lo que quieras

Lleida

Todo lo bueno se acaba, amigos. Con este post cierro mi breve enciclopedia de saberes útiles para sobrevivir en la capital del Segriá. Y lo hago repasando la oferta cinematográfica y bibliográfica de Lleida, sus museos y salas de exposiciones, y algo de su patrimonio arquitectónico. Además, he incluido al principio del post tres párrafos con reflexiones sobre cosas importantes de la vida, que si os apetece os lo podéis saltar, que tampoco os vais a perder gran cosa.


Nota previa: análisis seudoriguroso de las relaciones entre cultura, turismo y Lleida

En los últimos tiempos, en el así llamado mundo civilizado se ha establecido un vínculo estrecho y perverso entre la actividad cultural y la industria del ocio. A partir de que esto ha sucedido, la cultura ha pasado a considerarse como un mero artículo de consumo, despojada de su función tradicional de conformar y dar cohesión a las relaciones internas de la comunidad de individuos que crean y producen esa cultura. Por desgracia, este proceso no deja de ser la misma basura neoliberal que carcome todo lo que nos rodea.

En fin, esta hipermercantilización ha conducido a que solo se tenga en cuenta a la Cultura cuando tiene potencial como gancho turístico. Es por eso que la mayor parte de los apoyos públicos a la cultura se han centrado en proyectos promovidos por la industria del turismo. Y, dado que el papel de la industria turística ocupa una posición residual dentro de la estructura económica de la ciudad de Lleida, al sector cultural no le queda otra que sobrevivir por sus propios medios (salvo muy contadas excepciones).

Como consecuencia, la producción cultural resulta débil en Lleida, tanto en lo cuantitativo (es poco abundante) como en lo cualitativo (resulta poco variada). Pero no todo es negativo en este panorama. Esta situación también evita la masificación (que es una de las lacras que joden cualquier cosa que forme parte de la oferta turística), y también permite que la vida cultural se pueda desarrollar de forma espontánea, liberada de los compromisos institucionales y empresariales que encorsetan y uniformizan todo.

Pero basta ya de palabrería barata. Pasemos a lo importante.


    Cine

Espai Funatic (Carrer Pi i Margall). Multicine especializado en cine europeo, cine español y películas independientes norteamericanas. Cuenta con cuatro salas que proyectan de forma ininterrumpida desde las 10:30h de la mañana hasta la sesión de noche, lo que permite que cada semana tengan al menos una docena de títulos en cartel. Además, la política de descuentos y precios rebajados del Funatic permiten que, con un poco de organización, se pueden ver peliculones de estreno por menos de 4€.
Para rematar, en el vestíbulo tienen un kiosko bien surtido de prensa de todo tipo, y también una burrada de DVDs y blu rays en venta y alquiler.

Teatre Principal (Plaça de la Paeria) / Cines Rambla (c/ Anselm Clavé). Los dos son auténticos supervivientes de aquella era no tan lejana en la que majestuosos locales en el centro de las ciudades acogían grandes estrenos cada semana. El Teatre Principal es un gran teatro tan típico de buena parte del siglo XX (se inauguró en 1951), y Rambla es un multicine que en algún momento llegó a tener doce salas, de las que actualmente solo cuatro continúan en funcionamiento. Ahora las películas llegan a estos cines varias semanas después de su estreno: las primicias quedan reservadas para otro multicine que esta cadena tiene en Alpicat, un pueblo del extrarradio. Ay, ya decía Gil de Biedma aquello de “envejecer, morir, eran tan solo las dimensiones del teatro”.

Videoclubs. He localizado dos que continúan en funcionamiento: uno, Video3, que acaba de cerrar su local en Anselm Clavé pero continúa abierto en Corregidor Escofet; y otro, Video Mania, en el Passeig de Ronda, cerca de la Plaça dels Pagesos.
Si a estos le sumamos el abundante catálogo de películas disponibles en la Biblioteca Municipal (aunque de eso ya hablaré un poco más abajo), y lo que he comentado más arriba sobre el Espai Funatic, se puede afirmar que tanto el formato dvd como el blu ray conservan una salud envidiable en esta ciudad.

Otros. También se puede ver cine en los ciclos que regularmente programan el CaixaForum o la Biblioteca Municipal. El Cafè del Teatre suele organiza veladas de cortos con cierta regularidad. Y además, cada año se celebran dos festivales de cine en Lleida: el Animac, y la Mostra de Cinema Llatinoamericà de Catalunya.

    Libros y cómics

Biblioteca Municipal (Rambla d’Aragó). Pues funciona bastante bien, la verdad. Cuenta con un catálogo bastante bien surtido de libros, cómics, discos y películas. Está permitido llevarse en préstamo hasta 30 elementos durante 30 días. Además, cuenta con espacios acondicionados para acoger exposiciones, proyecciones cinematográficas, charlas y muchas movidas más. Yo, que soy muy de pasarme la vida encerrado en bibliotecas, os digo que me gusta bastante.

Cómics. La librería Serie B (c/ Vallcalent) tienda especializada al uso donde se pueden encontrar comics, libros, art toys y funkos, dvds y demás parafernalia para solaz del fandom. Por otro lado, a día de hoy Ximi Comics sigue pendiente de estrenar su nuevo local en el carrer La Palma. Hasta junio Ximi atendía al público en el carrer Igualada, en un espacio que hacía las veces de tienda de comics y también de taller de ilustración. Pero al llegar el verano bajó la persiana y, hasta que no inaugure su nueva sede, no podré saber si habrá novedades en el negocio.

Otras librerías. Voy a destacar Caselles (c/ Major), la clásica gran tienda de libros de toda la vida, y Abacus (Plaça Cervantes), cadena de librerías/papelerías con buen surtido bibliográfico. Y las menciones especiales de este apartado van para Punt de Llibre (c/ Bisbe Messeguer), que está cerca del rectorado y cuenta con una buena sección destinada a universitarios, o El Genet Blau (Av/ Blondel), centrada en literatura infantil.

    Museos y Galerías

Museu de Lleida (c/ del Sant Crist). Las salas del gran museo de la ciudad combinan en su exposición las colecciones del museo arqueológico, que abarca desde la prehistoria hasta la época musulmana, y la del museo diocesano, que incluye obras que van desde el románico hasta el siglo XX. Durante el último año el museo ha cobrado notoriedad involuntaria a partir del conflicto por las obra reclamadas por el Monasterio de Sijena. A pesar de todo, incluso ahora que ya no puede exhibir esta obras (que de verdad que son muy valiosas), el museo sigue estando más que interesante.

En cuanto a galerías de arte, destaco el CaixaForum (Av/ Blondel), el Centre d’Art la Panera (Plaça La Panera ), y el Centre d’Estudis Ilerdencs, con sede en el precioso Hospital de Santa María (P/ Catedral).

Por último, la mención especial al museo más simpático de la ciudad se la lleva el pequeño Museu Roda Roda (c/ Sta Cecilia), dedicado a la automoción.

    Patrimonio arquitectónico

La ciudad de Lleida no cuenta con un “casco antiguo” al uso. A lo largo de los siglos se han sucedido guerras y desaguisados urbanísticos que han dejado su patrimonio histórico arquitectónico bastante fragmentado. De hecho, pienso que si el llamado Barri Antic mantiene este nombre es más porque su ubicación y el trazado laberíntico de sus calles coincide con lo que fue el núcleo más vivo durante la época medieval, más que porque aquí se puedan reconocer mucho vestigios centenarios. En cualquier caso, que el patrimonio arquitectónico se encuentre esparcido por todo el territorio urbano no significa que no exista.

Así, se puede encontrar el Turó de Gardeny, una antigua fortaleza de los Templarios que todavía no he visitado; la zona de La Paería, donde se encuentran varios edificios góticos imponentes; las iglesias románicas de Sant Llorenç y Sant Martí, dentro del Barri Antic; también por esa zona, el Dipòsit de l’Aigua; un puñado de edificios modernistas, casi todos repartidos a lo largo del Eix Comercial…

Pero, como ya he comentado en posts anteriores, lo más destacado de la ciudad es la Seu Vella. El conjunto del Turó (la colina, en castellano) incluye La Seu, la vieja catedral del siglo XIII, más la Suda, un emplazamiento militar en el que se pueden visitar el antiguo castillo del rey y una serie de potentes estructuras defensivas. Mola bastante.

Links

Guía urgente de la ciudad de Lleida #1: símbolos de identidad, celebridades, cine, gastronomía
Guía urgente de la ciudad de Lleida #2: idiomas, fiestas, Callejeros, medios de comunicación, deporte
Guía urgente de la ciudad de Lleida #3: Música (vol. 1)
Guía urgente de la ciudad de Lleida #4: Música (vol. 2)

Otros

Informe Lleida Vol. 1: Ciencias sociales
Informe actualidad vol. 2: Referéndum y procés
Distopías 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *