Guía urgente de la ciudad de Lleida #2: idiomas, fiestas, Callejeros, medios de comunicación, deporte

Lleida

Aquí va la segunda parte de mi ambiciosa serie de posts sobre Lleida. Recordad que la primera parte puede leerse en este link. Por cierto: en los próximos posts espero centrarme en la vida cultural y en el movimiento musical de la ciudad. ¡Permaneced atentos!

    Idiomas

La lengua más utilizada en Lleida es el catalán, pero un castellanoparlante no encontrará grandes contratiempos a la hora de desenvolverse en esta ciudad.
En cualquier caso, catalán y castellano no son las únicas lenguas que se utilizan aquí habitualmente. La promiscua diversidad étnica que ya he comentado en otros posts propicia que al cabo del día se puedan escuchar por la calle idiomas de lo más insospechado. He aquí un breve muestrario.

  • Inglés. Utilizado como lengua auxiliar por personas provenientes de distintas partes del mundo, principalmente subsaharianos.
  • Francés. También lo hablan con bastante frecuencia personas de procedencia árabe o subsahariana.
  • Árabe. Es una de las lenguas más extendidas en la ciudad. De hecho, sería una tarea titánica hacer un recuento de todos los rótulos de comercios escritos parcial o totalmente con grafía arábiga.
  • Rumano. Lo emplea habitualmente la nutrida comunidad rumana, claro está. Me hace gracia que algunos de sus giros idiomáticos suenan parecidos al catalán.
  • Otras lenguas eslavas. También tienen su hueco aquí.
  • Otras lenguas africanas. Imagino que eso que a mí me suena como una concatenación de sonidos ininteligibles es en realidad una amplia variedad de idiomas de distinta procedencia. Por desgracia, soy incapaz de distinguir unas de otras.
  • El chino (o sus distintos dialectos, no sé decir bien) lo hablan los muchos vecinos de origen chino.
  • Aranés. En ocasiones el idioma de la Vall d’Arán se deja oír en la ciudad de Lleida. De todas formas, fuera del Valle su uso es residual.
  • Lleida

    Vista panorámica del Casc Antic de Lleida con la Seu Vella en lo más alto, por Pieter Brueghel el Viejo.

    En cualquier caso, lo realmente interesante es la manera en que se establecen relaciones entre las diferentes lenguas. La mayoría de los habitantes de la ciudad se manejan (con mayor o menor maestría) al menos en dos de ellas, con lo que es casi infinita la variedad de combinaciones posibles que pueden salir en una conversación leridana. Con todo, creo que los dos colectivos con los que más complicaciones he tenido a la hora de intercambiar palabras han sido los chinos que solo hablan chino y los brasileños que se expresan en catalán.

      Fiestas populares

    Lleida no goza de un amplio reconocimiento como ciudad fiestera. De hecho, cualquier cabecera de comarca de la despoblada provincia de Huesca cuenta con más marcha que la capital del Segriá (y en esto Lleida se parece mucho a Santander, otro lugar refractario a lo divertido). Aún así, a lo largo del año tienen lugar algunos eventos festivos dignos de mención. Ya he comentado que en posts venideros me extenderé sobre la vida nocturna y la música en la ciudad. De mientras, hoy voy a comentar un poco las fiestas mayores.

  • Festa Major de Sant Anastasi (11 de mayo) y la Festa de Sant Miquel (29 de septiembre). En las dos se pueden encontrar actuaciones musicales callejeras, correfocs, rollos sardanistas, representaciones de la cultura tradicional occitana, exhibición de castellers… y también desfiles con Els Gegants y con Lo Marraco.
  • Lleida

    Alineación completa de los Gigantes de Lleida, en la Rambla Ferrán durante la Festa Major.

    La Festa Major se celebra la semana del 11 de mayo. En la zona dels Camps Elisis se planta un gran recinto ferial con barras, casetas de salchipapas y de vino dulce de Aragón, y varios escenarios con música en vivo. Este año pasó por ahí gente como Berri Txarrak, La M.O.D.A. o Bad Gyal, además de un puñado de orquestas.
    Las fiestas de Sant Miquel (en la semana del 29 de septiembre) tienen un carácter de fiesta menor en comparación con las de mayo. Eso sí, en vez de conciertos, los Camps Elisis acogen la Feria Agraria, una muestra internacional de maquinaria agrícola que encontré francamente excitante.

  • Festa dels fanalets de Sant Jaume. En la víspera de Santiago (Sant Jaume en catalán) muchos niños salen en procesión desde la Iglesia del Carmen hasta la capilla del Peu del Romeu, portando farolillos que ellos mismos confeccionan. Es una pequeña tradición sin mucha trascendencia, pero la recuerdo con cariño porque fue la primera fiesta que encontré cuando vine a vivir a esta ciudad.
  • Sant Jordi (23 de abril). Lo había visto cada año en las noticias de televisión, pero no me hacía a la idea de cómo se vive esta fiesta sobre el terreno. Pensaba que me iba a encontrar con una cosa tristona, al estilo de la Feria del Libro de Santander, y esto es todo lo contrario.
    Porque Sant Jordi será un día laborable, pero en las calles se ve más animación que en casi ninguna otra fiestas leridanas. Durante el Día del Libro, el Eje Comercial se llena de puestos que venden libros, rosas y otras mil movidas. Prácticamente cada comercio, cada asociación y cada colectivo de la ciudad planta su propio expositor, y todo el mundo se echa a las calles para ojear y comprar. Nunca creí que fuera a encontrar una fiesta en la que la literatura fuera la principal protagonista, pero ya veis: en Cataluña esto existe.
  • Però, sobre tot, L’Aplec del Caragol. Viene a ser a finales de mayo, el fin de semana anterior al Primavera Sound. En realidad es la única fiesta de la ciudad que merece ser considerada un fiestón. Más de 10000 personas (agrupadas en un centenar de peñas) se reúnen durante tres días para comer y beber sin conocimiento, y ocupar el tiempo entre comidas en hacer el cenutrio. La fiesta empezó a celebrarse hace casi cuarenta años, con la excusa de que varios grupos de amigos se reunieran junto al río para darse un festín de comer caracoles. A día de hoy ya está calificada como Fiesta de Interés Turístico Nacional, y aspira a alcanzar la certificación internacional.
    • Callejeros en Lleida

    Como en toda capital de provincia que se precie, algunos de los rincones menos turísticos de la ciudad salieron retratados en el clásico programa de la cadena Cuatro. En estos seis minutos de puro sensacionalismo queda peridísticamente demostrado que Lleida da mucho miedo.

      Medios de comunicación

    No existe una gran oferta de medios de comunicación locales en Lleida. De hecho, después de haber pasado diez años escribiendo para revistas y webs culturales, aquí echo mucho en falta algo de este tipo. Por no haber, no se encuentra distribución de MondoSonoro, ni de la Guía del Ocio, ni me consta que exista ninguna agenda digital de la ciudad. Solo tengo noticia de una revista cultural titulada Plec, pero que cuenta con una distribución limitada (y, si soy sincero, no llegado a hojearla).

    Más allá de esto, los principales medios de comunicación de la zona del Segriá son:

  • Segre. Es el principal periódico impreso de la zona, El Diario Montañés de esta provincia. Cuenta con doble edición, en castellano y catalán. Me gusta porque mantiene una suculenta sección de sucesos, un género que prácticamente ha desaparecido en la prensa de Cantabria.
  • La Mañana. Tiene una tirada mucho más limitada, y una maquetación mucho menos actual que las del Segre. Por seguir con los símiles montañeses, este vendría a ser el equivalente al Diario Alerta.
  • Canales de televisión local. En mi casa tengo sintonizadas Lleida TV, El Punt Avui Lleida y Tot TV. Ofrecen lo mismo que cualquier otra tele local del mundo: noticias de la zona, debates casero, teletienda, tarot y chat de citas, vídeos musicales de relleno… Lo que más me gusta en este tipo de canales son las coberturas de las fiestas de los pueblos y de los barrios, y en la televisión leridana esas cosas las hacen muy bien.
  • Por otro lado, me llama la atención que muchas de las noticias sobre la provincia de Lleida que alcanzan difusión más allá del ámbito local versan sobre animales salvajes envueltos en situaciones insólitas. Así, en los últimos meses puede que hayáis oído hablar del horrible video del maltratador de jabalís, de la guerra de la Catedral Nueva contra las cigüeñas, o el rastro de terror que va dejando el sanguinario oso Goiat. Me da la impresión de que alguien está jugando a Jumanji en la región de Ponent.

      Deportes

    Sin ser yo muy de deportes ni nada de eso, voy a intentar comentar lo que se mueve por aquí. Así, el equipo de fútbol local es el Club Esportiu Lleida (que actualmente juega en el grupo IV de 2ª división B); el de baloncesto es el Força Lleida Basket (que milita en la liga LEB, la 2ª de Baloncesto). Y el Lleida Llista Blava ha sido ganador de la copa CERS de Hockey sobre Patines en 2018, que no está nada mal. En cualquier caso, no me da la sensación de que la afición por estos equipos tenga alcance mucho más allá del ámbito de las canchas en las que juegan estos equipos (el Camp d’Esports para el primero, y el Pabelló Barris Nord para los otros dos).

    Me consta que en décadas pasadas la escuela leridana de Tenis dio grandes momentos de gloria deportiva a la ciudad. De hecho, campeones como Albert Costa o Conchita Martínez iniciaron su carrera en Lleida. Pero no me preguntéis si en la actualidad hay algún tenista de aquí entre los cien primeros de la ATP, porque no tengo ni idea.

    Pero, a juzgar por las fotos que suele compartir la gente de aquí en sus redes sociales, lo que lo debe de petar son los deportes de montaña. Vamos, cosas tipo senderismo, piragüismo o alpinismo, que para eso las comarcas de Lleida y del Pirineo tienen buenos sitios donde practicarlos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *