Mecano 82. La construcción del mayor fenómeno del pop español.

mecano-2

¿Pero qué haces leyendo un libro sobre Mecano?”. Eso me han preguntado al menos tres personas cuando me han visto con “Mecano 82” de la Editorial Lengua de trapo en la mano. La repuesta se puede resumir en “porque es un libro cojonudo”. Pero ya os veo venir con que eso no vale, que a ver cómo sabía yo que el libro era bueno antes de empezar a leerlo. Vale, en realidad lo primero que me llamó la atención fue su autora, Grace Morales.

Para aquellos a los que no les suene, Morales es una de las cabezas pensantes en Mondo Brutto, mi fanzine favorito de todos los tiempos. Es difícil definir en pocas palabras una obra tan dilatada (han llegado a sacar 42 números), pero para lo que aquí nos atañe basta decir que Mondobrutto repasa la “actualidad bizarra para brutos mecánicos” a través de reportajes exhaustivos hasta la extenuación en los que disparan a todo lo que se mueve. No hay temas tabú: cualquier asunto se merece decenas de páginas de análisis concienzudo y desternillante.

Ese espíritu y el estilo reconocible de Morales –un bombardeo de datos y opiniones bañados en un ácido sentido del humor antitodo-, trasladado al formato de libro de 250 páginas en “Mecano 82” –aunque ya en el fanzine nunca hubo reparos a la hora de plantar reportajes kilométricos- da como resultado una obra que escapa de los cánones del periodismo musical español. Generalmente los puntos de vista son muy cerrados y no demasiado complejos: pocos se atreven a escribir algo que no se limite a alabar o a echar tierra por encima a un artista, y mucho menos, a reírse abiertamente de él. Pero en la escuela Mondo Brutto las cosas siempre se hicieron de otra forma.

Desde el principio Morales deja claro que ella no es precisamente fan del grupo. Pero tampoco tarda en hacer ver que los detractores del grupo le resultan tan cómicos como sus fans. Para Morales, el grupo y todo lo que le rodeó (su sonido, su estética, los empresarios musicales con los que trabajaron, los medios de comunicación que les encumbraron, toda la gente que les adoró o les rechazó…) fueron la representación del espíritu de esa época. Así que el libro termina por ser una especie de un scanner al corazón de los ochenta; una década que duró dieciocho años, como dice en el libro, durante la cual en España se vivió entre las ansias de libertad y abundancia y el catetismo atávico del que a día de hoy aún no se ha salido.

Mucho de lo bueno de Mondobrutto está presente en “Mecano 82”, pero por desgracia también parte de lo malo: el estilo de escritura está saturado de información, hasta el punto de resultar agotador para el lector; la edición tiene bastantes errores de bulto que cualquier corrector hubiera cazado antes de que llegara a la imprenta… Pero esto se puede perdonar si se tiene en cuenta que el libro tampoco pretende ser una crónica periodística profesional al uso. De hecho, Morales admite haberse tomado algunas licencias de legitimidad bastante dudosa, como reproducir declaraciones ficticias de algunos personajes a los que no ha podido entrevistar…*

Vale, habrá quien le pueda poner muchos peros al libro. Pero “Mecano 82” es una anomalía divertida y refrescante, singular e imprescindible como pocos de los que se han publicado sobre música en España.

*CORRECCIÓN

A través de twitter Grace Morales se ha puesto en contacto conmigo para puntualizar algunas de las cosas que se han comentado por aquí. En concreto me dice

El comentario que hice en el penúltimo párrafo del post viene a cuento de lo que Morales dice entre las páginas 51 y 52 del libro

He recopilado declaraciones del grupo en torno a los años 81-83, redactando un “Cuestionario Frnakenstein”, extraído de entrevistas reales que el grupo concedió (…). He cambiado las preguntas y el orden de los textos, me he inventado otros, aprovechándome de la ventaja de saber el desenlace de la historia y de conocer claves sobre los tres artistas que ellos apenas tenían en esos años. También me he permitido añadir literatutra humorística y algunas dosis de fantaciencia. No he entrevistado a Mecano en el año 2013 y dada la imposibilidad de hablar con ellos en el presente (quizá consideraros que este era un club demasiado humilde para ellos), la editorial y yo decidimos que sería interesante escuchar sus palabaras durante la época en la que trata el libro, y no una reelaboración a toro pasado de sus percepciones sobre sus inicios. todos tendemos a fabular acerca del pasado, pero en el caso de los gurpos pop, la diferencia entre lo vivido y lo explicado, especialmente si han pasado más de treinta años, suele ser abismal.

La ambigüedad en la redacción de este párrafo es lo que me ha llevado a la confusión. Así que pido disculpas a la autora por el malentendido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *