La estación de los cómics (y 3, ¡por fin!)

Pensaba haber publicado las tres partes de este post en apenas una semana, pero al final la cosa se ha complicado y he tardado tres meses largos en sacar todo. En fin, no puedo ocultar que mi vida ahora mismo funciona a un ritmo un poco terrible. En cualquier caso, ahí van las reseñas de Kann the Killer de Victor Puchalski, Vampir de Joann Sfar, Hessa de Estudio Rosi, La industria de los sueños II de Paco Alcázar y Hip Hop Family Tree de Ed Piskor. Que aproveche.

    Enter the Kann, de Victor Puchalski

Se trata del primer volumen que el valenciano Víctor Puchalski ha publicado en formato de novela gráfica. En él redibuja y remata algunas historias había ido publicando con anterioridad sobre las andanzas de Kann, un guerrero demoniaco y muy bestia, que parece el Ronin de Frank Miller reescrito al estilo de las burradas que se pintan en los cuadernos de clase durante los años de colegio. Pero este resumen se queda un poco corto. Cuando terminé de leerlo publiqué este comentario en un foro, que tampoco explica nada demasiado bien… pero es lo que hay cuando se intenta hablar de una cosa tan indefinible como esta.

    Bastante loker todo. No sé muy bien como definirlo. Quizás que la narración no se articula a partir de un argumento lineal (que no lo hay) sino de la experimentación con los colores. A partir de ahí parece todo un ejercicio de estilo metanarrativo, en plan “cómo abordar un único personaje desde diez perspectivas gráficas diferentes”.

    En fin, que todo en Kann en encuentra entre la gamberrada, la obra maestra y la tomadura de pelo.

    Vampir, de Joann Sfar

Lo confieso: hasta ahora no había tenido contacto con Joann Sfar. Bueno, al menos en su faceta de autor de cómics, porque hace ya años que vi la peli biográfica que dirigió sobre Serge Gainsbourgh. Después de leer este Vampir me ha dado por buscar y he visto que hay una gran cantidad de volúmenes de Sfar publicados en castellano: la serie El gato del rabino, Klezmer o los incontables tomos de la serie Mazmorra.

Y la sensación que me ha dejado es muy buena. De hecho, bastante mejor que lo poco que esperaba a priori de una obra con un dibujo tan nervioso y un aspecto tan naïf. Historias delirantes, llenas de ternura, sexo y drogas. Una delicia surrealista. Así que nada, otro autor cuya obra ahora tengo pendiente de rastrear bien.

    HeSSa

Encontré varios ejemplares de esta colección en Ximi Comics, un local de Lleida que entre otras cosas buenas cuenta con una sección de cómics de segunda mano realmente suculenta. No recuerdo cuando tuve noticia por primera vez de la existencia de Hessa (¿sería en MondoBrutto? ¿sería en otro sitio?), pero desde luego que nunca había visto ningún ejemplar en formato físico.

Los créditos no dejan demasiado claro el origen de este cómic, así que tirando de Wikipedia veo que es una obra del italiano Estudio Rosi, que vio la luz por primera vez a principios de la década de los 70, y que se publicó en España a mediados de esa misma década de la mano de la editorial madrileña Elviberia.

Pues nada, se trata de un puro pulp sobre Hessa (¿a nadie le suena la peli Ilsa, la loba de las SS? Pues ya os podéis imaginar de dónde salió la inspiración), una agente nazi con la extraña costumbre de ir enseñando los pechos, y que no tengo claro qué pinta en el bando de los malos si se pasa todo el tiempo enfrentándose a los jefes de las SS. El dibujo es muy cutrón y las historias son bastante demenciales, llenas de violencia sin sentido, depravación y sexo soft. Diría que me atrae y me repele a partes iguales, pero eso sería faltar a la verdad: por supuesto que un cómic así me rechifla. Esta colección es una joyaza trash, y como tal bien orgulloso que estoy de poder lucir algún que otro ejemplar en mi estantería.

    La industria de los sueños II, de Paco Alcázar

Se trata del segundo volumen de la recopilación de las tiras que Paco Alcázar ha venido publicando mensualmente en la revista Fotogramas, y que evidentemente están centradas en el mundo del cine. Alcázar me parece un grande del cómic actual (y a ratos también de la música, aunque esa es otra historia), y esta vez no ha defraudado. Además de que la mayoría de lo que aparece en este tomo son chistes sobre cosas que sucedieron en la industria del cine entre 2011 y 2013, un tiempo en el que estuve trabajando en el cine con lo que me vi prácticamente todos los estrenos y me enteré de casi todo lo que sucedía en el mundillo, con lo que todo me resulta muy cercano. Joer, solo por haberme recordado el puto desastre que fue el estreno de La Mula creo que ha merecido la pena comprar este tomo.

    Hip Hop Family Tree, de Ed Piskor

Esto es una gozada, un cómic superlativo. De momento lo dejo caer por aquí a modo de propina, pero no voy a entrar mucho más en el tema porque en algún momento espero dedicarle un buen post como se merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *