Algunos discos de hip hop de ahora (I)

KillerMike

    Killer Mike

A día de hoy el hip hop es uno de los pocos estilos de música popular que no se encuentra sumido por completo en un bucle revivalista, que no se limita a reproducir patrones ya vistos en las décadas anteriores. El caso es que me he puesto a revisar la música que he escuchado durante este 2013 y me he dado cuenta de que buena parte de mi tiempo la he dedicado a discos de hip hop publicados durante las últimas dos temporadas. Varios de ellos abusan sin rubor de recursos que los guardianes del buen gusto hoy califican de vulgares: autotune, subgraves dubsteperos, ritmos reggaetoneros… Algunos de esos discos son auténticas horteradas y otros resultan asquerosamente comerciales, pero dado que he han proporcionado momentos de gran gozo he pensado que se merecen que les dedique unas líneas.

Antes de empezar el repaso he de hacer un inciso para decir que no me considero precisamente un especialista en hip hop. He dedicado muchísimo tiempo de mi vida a escuchar este tipo de música, pero sigo teniendo grandes lagunas en cuanto a estilos y artistas. Así que no pretendo que esta lista sea un repaso exhaustivo a lo mejor del año, ni voy a intentar hacer una crítica pormenorizada de cada disco ni nada por el estilo. Solo voy a recordar unos cuantos discos que me han molao un puñao.

    Flying Lotus – Until the Quiet Comes (2012)

flying lotus

Pocos de los elementos que maneja Flying Lotus (hip hop abstracto, soul, jazz…) son estrictamente nuevos. Pero la manera en que combina estos estilos y mezcla sonidos orgánicos, sampleos sistemáticos, todo tipo de clicks’n’cuts y voces de invitados que van desde Erikah Badu hasta Thom Yorke hace que su música suene futurista. No sé si lo que hace Flying Lotus representa el camino que el hip hop va a recorrer en el futuro, pero desde luego que consigue que esta mutación del jazz clásico en un sonido replicante, mecánico a la par que sedoso, cuando menos suene excitante.

    Azealia Banks – 1991 EP (2012)

azealia-banks-1991

Esta mujer escupe rimas como una ametralladora. Y también compone megahits como templos. A falta de que publique de una santa vez un LP en condiciones, todavía da gusto escuchar las joyas que contiene “1991 EP” (2013): cuatro rompepistas sumidos, como no podía ser de otra forma con un título como ese, en el house de principios de la década de los noventa.

    Killer Mike – R.A.P. Music (2012)

RapMusic

    Run the Jewels – Run the Jewels (2013)

Run-The-Jewels-web

Killer Mike es un rapero del copón, con un flow vigoroso y callejero de los de toda la vida. Descubrí su existencia casi de rebote, a cuenta del vídeo de “Big Beast”, una espectacular superproducción en la que homenajea a la película Drive. También entonces descubrí que el encargado de la producción era El-P, al que más o menos he seguido la pista desde los tiempos en que grababa con Company Flow. La cosa es que “R.A.P. Music” es un disco excepcional, en el que unas letras cargadas de conciencia política y unas bases asfixiantes convierten a Killer Mike en una especie de héroe de ciencia ficción que ha de enfrentarse a los desafíos de un apocalipsis callejero.

El disco ha tenido una rápida continuación en el también afortunado “Run the Jewels”, en el que Killer Mike comparte el protagonismo lírico con El-P.

    Priteo – Gummo (2013)

priteo

No podía faltar alguien de casa. El debut en solitario del santanderino Priteo (ex Chinatown, ex Falsa Identidad) me ha tenido enganchado durante unas cuantas semanas. Supongo que la cercanía de los temas que trata, los guiños a algunos de los padrinos del hip hop estatal y la tremenda producción del siempre versátil y certero UVE hacen de este un disco bien grande. Aunque para ser justos la manera en que está grabada la voz me resulta un poco incómoda de escuchar (pienso que en directo suena mucho más natural), pero bueno, es lo que tiene la falta de medios de trabajar desde el underground, que no todo en esta vida van a ser estrellas millonetis.

Pues estos son los cuatro primeros discos. Muy pronto hablaré de otros cuatro más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *