The Punk Singer

punk_singer

Lo tenía todo para gustarme: soy fan de Kathleen Hanna, de Bikini Kill y de Le Tigre, y además venía avalado por el premio al mejor documental concedido en el año 2013 por el Festival In Edit. Pero una vez visto, ay, la cosa no ha estado a la altura de lo esperado.

The Punk Singer” repasa la vida de Kathleen Hanna desde que decide montar su primer grupo hasta el rodaje del documental, supongo que en torno al año 2010. La historia se vertebra en torno a dos ejes: su militancia en el feminismo y en el punk centra la primera parte del documental, mientras que la segunda ocupa su atención en su vida personal y lo que sucede desde el momento en que se aparta de los escenarios.

De partida, la primera media hora me resultado un tanto espesa. Cuento con suficiente información sobre la relación entre el feminismo y la escena punk, el movimiento fanzinero y la escena Riot Grrrl como para que un repaso tan fugaz me aporte nada que no conozca ya; pero también creo que una narración menos convencional hubiera ayudado a agilizar la cosa. A medida que la historia de Bikini Kill empieza a tomar forma la cosa empieza a remontar el vuelo, para después contar su carrera con Le Tigre hasta que la banda se disuelve.

0

La vida privada de la señora Hanna es un asunto sobre el que el público general no tiene tanta información, así que la curiosidad podía haber hecho que la segunda parte resultara más interesante. Lo malo es que abusa de recursos un tanto burdos para acentuar esa intriga.

Mostrar la faceta humana de la protagonista termina por ser el nudo que da cohesión a los distintos hilos de los que tira el documental. Sin embargo, el tratamiento que se da a este asunto me parece un tanto conservador: siento que la directora Sini Anderson no ha conseguido esquivar los estereotipos a la hora de retratar una escena revolucionaria y una personalidad inabarcable. Parece que el mensaje que quiere transmitir es que los punkis y las feministas también son personas como cualquiera, capaces de encontrar la felicidad del amor y de llorar cuando las cosas se ponen feas. Y, bueno, eso lo puedo esperar de un reportaje a lo Isabel Gemio. Pero en un documental sobre Kathleen Hanna busco otras cosas.

0 (1)

En cualquier caso, la película cuenta con el atractivo indiscutible de la presencia de Kathleen Hanna, una mujer electrizante, cargada de un magnetismo fuera de lo común. Las imágenes de Bikini Kill en directo son impresionantes y justifican por qué es uno de los grandes iconos del rock de las últimas décadas (aunque pienso que se debería haber prestado más atención a Le Tigre), y las entrevistas rodadas para este “The Punk Singer” son igualmente imprescindibles. Esto es lo que salva el documental y hace que merezca la pena echarle un ojo.

Pero eso no quita para que infinidad de cuestiones se hayan quedado en el tintero. ¿Cómo era la vida sexual de un grupo tan comprometido con las cuestiones de género? ¿Cómo era su relación con las bandas masculinas de su entorno? ¿Qué nivel de difusión alcanzó la música de Bikini Kill? ¿Y la de Le Tigre? Durante el tiempo que estuvo retirada de la vida pública ¿sólo se dedicó a estar encerrada en casa?

En definitiva, que “The Punk Singer” que podía haber sido maravilloso pero que se ha quedado en un retrato hagiográfico demasiado obvio, que no se encuentra a la altura del personaje que retrata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *