Sobre la música de los videojuegos viejos

Super Nintendo

He dedicado ni se sabe cuántas horas de mi vida a los videojuegos, así que es normal que sus sonidos formen parte de la banda sonora de mi vida. La gente de Concano Games me ha invitado a poner esta tarde el broche final de la primera edición de su Culture Gamefest con una pinchada de música de juegos clásicos mano a mano con el gran Juan Arredondo, lo cual para es todo un honor para mí.

Me resultaría muy sencillo hablar de las sintonías de videojuegos más célebres, pero esas ya las conocéis todos y de hecho espero que suenen en la sesión de esta tarde. Así que voy a dedicar este post a repasar algunas deliciosas rarezas de las maquinitas.

    Nintendo Entertainment System

La NES fue un fenómeno social a escala global, así que todo el mundo conoce de sobra las melodías de la saga Mario Bros. o de los primeros Zelda. Pero la entrañable precariedad de su chip de sonido ha brindado infinidad de maravillas. Una de mis favoritas es la banda sonora de Lemmings. Aquel juego fue una sensación que apareció en casi todas las plataformas de la época, desde la Game Boy hasta el PC. La versión del juego para NES no es de las mejores, ya que sus gráficos eran un poco tronchos y su jugabilidad aún peor. Pero la banda sonora incluía versiones de éxitos de la música clásica (desde El Cascanueces hasta Peer Gynt) adaptados como buenamente se podía.

    Game Boy

El altavoz de la Game Boy era minúsculo y además consumía bastante pila, así que lo más habitual era jugar sin música. Sin embargo, en los ratos que subías el volumen en ocasiones se podía escuchar alguna melodía deliciosa. Siempre he sentido un gran cariño por los juegos tipo puzle, así que perdí ni se sabe cuántas horas con el Dr. Mario que me vino en un cartucho pirata de cuatro juegos. La banda sonora de esta revisión del Tetris con virus y pirulas incluidas se componía de loops no muy largos que se repetían hasta el infinito. Su efecto hipnótico se cuenta entre mis recuerdos más entrañables del verano de 1992.

    Commodore 64

Esta es la plataforma en la que mejor suena la música de 8 bits. Su chip de sonido era mucho más potente que el de cualquier otro aparato de su generación, y mantiene un encanto cacharroso que se perdió con el paso a los 16 bits. La colección de temazos disponibles para esta plataforma es enorme, pero me voy a quedar con la música de Commando, que la tuve almacenada en mi viejo teléfono Sony Xperia y que por un fallo de vete a saber qué durante unos meses terminó sonando de sintonía de casi todo lo que hacía el móvil.´

    Mega Drive

A medida que avanzó la programación de juegos en plataformas de 16, su música se apartando de los sonidos robotizados típicos de la década de los ochenta para empezar a valerse de digitalizaciones que trataban de imitar sonidos del mundo real. Los resultados variaron según cada juego, pero en algunos se lograron resultados alucinantes. La banda sonora de Streets of Rage 2 no es precisamente una rareza, pero la incluyo aquí igualmente porque es increíble. De hecho, creo que debería tener un hueco fijo en mi carpeta de música para pinchar como joya house totalmente freak.

    Super Nes

La Super Nintendo es una de mis consolas favoritas de todos los tiempos, pero desde luego que no por su sonido. Vamos, tenía un chip de audio bastante avanzado para su época, capaz de manejar bastantes canales y efectos. Sin embargo, el sonido final, demasiado acolchonado, no me gusta nada. Aun así hay algunas sintonías que me llaman la atención, como la medio macarrada de Killer Instinct, el juego de peleas que se lanzó como el gran sucesor de las sagas Street Fighter y Mortal Kombat, pero que se quedó por el camino y a día de hoy casi nadie recuerda.

    Game Boy Advance

Esta portátil de Nintendo apareció en el año 2001, cuando la tecnología 8 bits de los videojuegos clásicos se había convertido en un vestigio de la prehistoria. Sin embargo, los dispositivos portátiles se encontraban bastante limitados, lo que ayudaba a que pervivieran arcaísmos tanto en los gráficos como en la música de sus juegos. De hecho, el sonido de sus juegos me parece una versión ligeramente evolucionada de lo que se hizo para Megadrive.
Mi banda sonora favorita para esta consola la pusieron los juegos de la saga Tony Hawk. Si en las versiones para las consolas de sobremesa la banda sonora aparecía plagada de clásicos del hardcore, el metal y el hip hop, sus conversiones a GBA incluían versiones cacharrosamente digitalizadas de estas. La mayoría quedaban prácticamente irreconocibles, pero de vez en cuando se te alegraba la partida cuando identificabas una canción de Pantera o de Suicidal Tendencies.

Por cierto, ¿alguien sabe a qué canción corresponde la música de este vídeo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *