Lo que no sale en Spam de Autor

FOTO-62

No llevo un ritmo demasiado constante a la hora de publicar contenidos en el blog. Hay rachas en las que estoy demasiado ocupado con cualquier otra cosa y no me queda tiempo para esto. Y hay otras veces en las que sencillamente no sé qué postear. Vamos a ver: no es que no se me ocurran temas sobre los que hablar, sino que simplemente no veo qué interés hay en que yo publique parrafadas que ni siquiera a mí me resultan interesantes. Así, salvo honrosas excepciones, procuro desechar los trending topics; por eso en los últimos días he evitado subir textos sobre el referéndum de Escocia y el de Cataluña, del ébola, de la familia Pujol o del disco de U2 en Itunes. Siento que poco de lo que yo diga por este canal puede aportar nada que no sea amplificar el insoportable ruido informativo que ya existe. Y del mismo modo tampoco me gusta publicar reseñas de novedades sobre las que ya está escribiendo una burrada de gente. Aparte de que para eso ya tengo mi espacio en la Mondosonoro.
Lo que ocurre es que hay días en los que todo internet se pone de acuerdo para decir perogrulladas, y como la tele y la radio van a remolque al final solo se escucha el eco de las más tediosas de las naderías. Y es una lástima que nadie se acuerde de contar nada importante. Así que, en un acto de responsabilidad, siento que debo dedicar unos párrafo a “God Help the Girl” y a “El Rayo Mortal”.

“God Help the Girl” es la primera película que dirige Stuart Murdoch, el líder de Belle & Sebastian. Se trata de una adaptación al formato de largometraje musical del disco de mismo título que el grupo publicó en el año 2009. El argumento es poco más que una excusa para poder hilvanar ese repertorio de canciones: una chica interna en una clínica en la que trata su anorexia huye a Glasgow para montar un grupo de música; así, conoce a un guaperas ligón y chulo, y también a otro chico torpe y tímido pero sensible. Amistades, amores y desengaños se irán sucediendo y de paso irán empujando a la protagonista hacia su sueño de vivir de la música. Cierto es que esta historia no da para mucho (de hecho, casi todos los personajes y las situaciones representan arquetipos del universo B&S); pero lo importante aquí no es tanto lo que cuenta sino cómo se cuenta. El mismo afán de la banda por dotar a sus letras y sus composiciones de una sofisticada delicadeza aparece en las imágenes de “God Help the Girl”. Porque la película es una epifanía twee pop, un videoclip de casi dos horas en el que queda grabado todo el universo del grupo: la nostalgia por la Gran Bretaña socialista de principios de los sesenta, la reivindicación de la forma de vida de los afeminados, las empollonas y los que se equivocan a la hora de ligar, del veganismo, de la religión y, en última instancia, el empleo de la estética pop como herramienta de lucha política.

Me da igual que a otros les parezca una pastelada y una frivolidad. La película que yo he visto es simplemente adorable.

558429_10151434289418832_1554922822_n

“El rayo mortal” es el último volumen de Daniel Clowes que se ha publicado en España hasta la fecha. Al igual que con “God Help the Girl”, en él quedan plasmadas todas las claves estéticas habituales en este autor: los personajes antisociales, la soledad, el alienamiento en la sociedad americana, los amores equivocados, la presión social, el fracaso vital… Clowes es uno de mis creadores de cómics favoritos de toda la vida, así que desde que empecé con este blog he tenido tentaciones de dedicarle uno o mil posts. Pero, dado que es un tío que ya tiene ganada la atención incluso de los medios no especializados en cómic, no encuentro forma de contar algo que no esté ya más que dicho. El caso es que leo una nueva obra suya y vuelvo a flipar. Clowes está a otro nivel. En “El Rayo Mortal” vuelve a tratar la adolescencia y la ciencia ficción, temas que prácticamente había abandonado en “Ice Haven”, en “Mr. Wonderful” o en “Wilson”. Pero también es cierto que ahora los aborda con la perspectiva madura desde la que parió estos tres últimos. La única pega que le puedo poner es el precio: se ha publicado directamente con una edición de lujo, con lo que un cómic de apenas 50 páginas sale por 17’90€. Por lo demás, leer “El Rayo Mortal” es puro gozo. Y como a pesar de todo no he oído hablar tanto sobre este cómic (y eso que se publicó hace ya un año y medio), creo que tampoco está tan mal que le dedique un párrafo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *