Lemmy: la autobiografía

9788494029882

Acaba de llegar a las librerías “Lemmy: la autobiografía” de la mano de Es Pop Ediciones. Lemmy Kilmister es un grande entre los grandes, a pesar de lo cual hasta ahora apenas le he prestado atención en este blog. Y dado que ya hace tiempo que leí este libro en su edición estadounidense, es de rigor que le dedique unas líneas.

En esta autogiobrafía Ian Fraser Kilmister (que es el nombre que aparece en su partida de nacimiento) se ayuda de la periodista Janiss Garza para resumir su vida. Una vida dedicada al rock’n’roll y al exceso, que quizás a estas alturas está más que documentada (ya se sabe, infancia miserable, inicios como pipa de músicos del calibre de Jimi Hendrix, bajista en Hawkwind hasta que le echaron, glorioso líder de Motörhead durante cuatro décadas), pero que contada por el propio Lemmy vuelve a ser un relato salvaje. Además, este autorretrato se detiene en aspectos escabrosos que, por ejemplo, el archiconocido documental “Lemmy” prefiere omitir. Repartidos por estas 300 páginas aparecen todo tipo de detalles sobre drogas, sexo, broncas o desencuentros con compañeros de profesión o con agentes de la industria musical; historias que en su mayoría no resultan demasiado elegantes a ojos de la corrección política. Además, aunque no se meta en un perfil excesivamente técnico, ofrece bastante información sobre su discografía y su trabajo como compositor para otros artistas (o cómo los royalties por derechos de autor de “Mama I’m Going Home” de Ozzy Osbourne le han proporcionado una especie de sueldo Nescafé para toda la vida). Vamos, que no tiene tanta pinta de hagiografía de colegueo como el otro documental. Y lo mejor es que todo está contado con buen ritmo y mucho sentido del humor.

Lo que se ha omitido en la promoción del libro es que este se terminó de escribir en el año 2002 (de hecho, la edición que yo poseo apareció en Estados Unidos en 2004), con lo que no cuenta nada de lo que ha sucedido en los últimos quince años. Vamos, que quedan fuera los seis últimos discos de estudio de Motörhead, el éxito renovado del que ha gozado la banda y la figura de Lemmy durante la primera década del siglo XXI, los problemas que han complicado su salud en los últimos años y, en general, los detalles sobre los últimos acontecimientos de esa eterna gira mundial que es la vida de este hombre. En fin, que esta autobiografía ofrece un buen relato, pero no un relato completo o definitivo sobre la vida de este superhombre.

whitelinefever1

Otro detalle que me ha llamado la atención es el cambio del título en esta nueva edición. Con la traducción ha desaparecido el “White Line Fever” del original. Vale que nunca he sabido cómo pasar correctamente esa expresión al castellano, pero también es cierto que esa especie de “fiebre de la raya blanca” define de forma nítida el carácter indómito y pendenciero de lo que se cuenta por aquí. No se me ocurre más explicación para esto que algún tipo de pudor por parte de una editorial que teme por la carrera comercial de un título demasiado explícito. Pero, bueno, es que es un libro sobre Motörhead, nadie en su sano juicio esperaría encontrar algo demasiado amable en él. En mi caso, incluso me echa para atrás tanta corrección. Y es que, como el propio Lemmy comenta en un pasaje en el que habla sobre Tony Blair, “no puedo confiar en una persona que sonríe las 24 horas del día”.

Este maquillaje en el título me recuerda a lo que se ha visto hace unos meses con la reedición de “Unas bollos de cuidado” de Alison Bechdel que en su momento había publicado en España Ediciones la Cúpula, y que gracias a la editorial Reservoir Books en 2014 ha pasado a llamarse “Unas lesbianas de cuidado”, un título más feo, menos expresivo y sobre todo más alejado del sentido del original “Dikes to Watch Out For”. En serio, hay veces que el puritanismo de la industria editorial española da bastante repelús.

Aun así, todo hay que decirlo, la ilustración de la portada española me parece preciosa.

En cualquier caso, ya digo que es un libro divertidísimo y que resulta bastante interesante para conocer algo más sobre la personalidad de Lemmy Kilmister. Un tío cafre como él solo, pero también un trabajador incansable, un tío talentoso y con una cabeza que funciona como un puto motor (aunque es difícil saber si a pesar de o gracias a las toneladas de speed que ha consumido a lo largo de su vida). Que haya llegado un poco tarde no significa que no sea un gran libro. Yo lo recomiendo.

2015-03-01 16.09.43

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *