FAQ de los grandes premios de la industria del ocio

Milikito y caratonto

The Black Keys, premio Grammy a los más guapos

Anoche se entregaron los Grammys, el próximo domingo es la gala de los Goyas y una semana más tarde tendrá lugar la ceremonia de entrega de los Oscars. Estamos en época de premios, y me encuentro que hay una serie de preguntas que las gentes que se pasan por internet repiten una y otra vez, así que voy a intentar dar respuesta a algunas de las cuestiones que tanto os inquietan.

    -¿Por qué se lleva Grammys “El Camino” de The Black Keys si es un disco que salió en el 2011?

-Los discos que optan a los premios Grammy son aquellos publicados entre el 1 de octubre y el 30 de septiembre anteriores a la entrega de premios, a diferencia de otros premios como los Oscar en los que se nomina a aquellos trabajos estrenados durante el año natural, esto es, el que va del 1 de enero al 31 de diciembre. De esta forma, no es raro que se lleven Grammys discos que salieron a la venta un año y medio antes de la ceremonia.

La única explicación que se me ocurre para que los Grammy sigan unos plazos tan arbitrarios es la permanencia de reglamento arcaico y muy anacrónico. Un reglamento hecho a medida de la propia industria discográfica en los tiempos en que se vendían muchos discos y la vida comercial de un nuevo lanzamiento se podía estirar meses y meses, y que permite un último empujón de ventas a discos que después de más de un año ya han vendido todo lo que se puede conseguir con una campaña de promoción regular.

Halestorm

Esto no es Eurovisión, son Halestorm con su Grammy al mejor album de metal

    -¿Qué diferencia hay entre las categorías “album of the year” y “record of the year” y “Song of the Year”de los Grammy?

Según wikipedia, Album of the Year premia a discos completos, Song of the Year a canciones sueltas y Record of the Year a canciones sueltas también. Entonces surge otra pregunta, ¿cuál es la diferencia entre estas dos últimas? Pues que Song of the Year se refiere a la composición y la ejecución, y Record premia los arreglos, la grabación y los aspectos técnicos en general. ¿Y realmente es necesario que existan dos categorías diferenciadas? Pues supongo que es tan necesario como, por ejemplo, que en los Oscar existan categorías independientes para mejor película y mejor director. O, rizando el rizo, que existan premios diferentes para los mejores efectos sonoros y para el mejor montaje de sonido. ¿Cuánta gente sabe definir la diferencia entre estas dos categorías? ¿Alguien conoce algún caso de algún espectador que al levantarse de su butaca al final de una película haya dicho “¡cómo me ha gustado el montaje de sonido de esta película!”?

En fin, no hay que olvidar que aquí la industria se premia a sí misma, así que estaría feo que alguien se quedara sin su premio. Para evitar peleas, se multiplican las categorías y así todo queda mucho más repartido, como en las pedreas de la Lotería del Niño. Este año ha habido 83 categorías en los Grammy, así que hay tarta suficiente para todos. Y eso que el año pasado hubo recortes y se cargaron un puñado de las 109 categorías que se habían premiado el año anterior…

Katy Perry

Katy Perry en los Grammy: pechugas para toda la familia

    -¿A qué viene lo de pedir recato en el vestido para la gala de los Grammy?

-Lo curioso es que a alguien le extrañe esto, vista la deriva de la gran industria del entretenimiento en los Estados Unidos. Vale que allí desde el mainstream nunca han sido muy dados a aplaudir conductas sexuales, digamos, liberales, pero en los últimos años la tendencia se ha acentuado. No hay más que analizar las costumbres sexuales de los protagonistas de la inmensa mayoría de las películas norteamericanas para ver que les da un poco de reparo hablar de estos temas. Lo de follar alegremente ha quedado relegado a los protagonistas de comedias supuestamente descerebradas sobre fines de semana salvajes en la onda de Project X o Resacón en las Vegas. El resto de personajes parece tener problemas para copular cuando no hay una intención reproductiva expresa. Y no hay que olvidar que “Shame”, una de las grandes películas sobre la realidad del sexo en la actualidad, es de nacionalidad británica, pese a estar ambientada en Nueva York.

Los Grammy son eventos de autobombo creados a medida de los sectores más rancios de la industria del ocio. Cuando digo rancios no solo me refiero a que esta gente tenga una ideología ultraconservadora, sino que además suelen ser señores viejísimos cuya percepción del espectáculo viene a ser similar a la que tiene el sr. Montgomery Burns. Así que tampoco debería extrañar que entre los nominados y los premiados proliferen las carcamaladas.

Como ejemplo, si echamos un ojo a los nominados a mejor álbum metal en esta edición de los Grammy encontramos a artistas tan actuales como Iron Maiden, Anthrax, Megadeth o Marilyn Manson. Y el premio se lo han llevado Halestorm, que vienen a ser una versión restaurada del hard rock ultracomercial que Doro Pesch hacía en los ochenta. Como era de esperar, Lamb of God, los únicos entre los nominados que parecen tener algo que decir en el año 2012, se fueron para casa con las manos vacías.

    -Si las ventas de discos van tan mal, ¿de dónde sale el dinero para pagar unas galas que no parecen menores que cuando la música era la gallina de los huevos de oro?

-No tengo ni idea. Si alguien lo sabe, que lo diga.

Michael Haneke

Michael Haneke empuña un Oscar de pega.

    -¿Cómo es que Haneke está nominado a mejor película en los Oscar?

-Muchos se preguntan que qué pinta dentro de las categorías principales un austriaco que hace cine raro y que rueda en francés. Pues podría decirse que por lo mismo que el año pasado entró y arrasó la francesa “The Artist”, y que el anterior la británica “El discurso del rey”, y que antes pululó por ahí la también británica “An Education”…

Para explicar esto hay que volver la vista unas décadas atrás. Al igual que los Grammy, los oscar son unos premios hechos a medida de la industria de Hollywood. Si no me falla la memoria, creo recordar que fue durante los años 30 cuando se implantó el sistema de nominaciones que establecía 6 películas para la mayoría de las categorías, incluida la de mejor película. Esto permitía que cada uno de los cinco grandes estudios de la época tuviera reservado un sitio de honor en la ceremonia, y que quedara hueco para que entrara alguna película de las llamadas minors (estudios más pequeños pero que también estaban dentro del sistema de Hollywood) o incluso para películas no producidas fuera de los Estados Unidos. Con el paso de las décadas los estudios fueron cambiando y la forma en que el público consumía cine también, pero las nominaciones quedaron igual hasta que en 2010 alguien se debió de dar cuenta que un sistema tan pasado de fecha dejaba fuera a demasiados colegas, así que se amplió el cupo de nominados a mejor película hasta meter al doble, a 12 películas. De esta forma los grandes estudios mantienen su sitio asegurado ahí e incluso pueden llegar a colar más de una peli cada año, sin que esto signifique que no puedan tener su reconocimiento cintas de géneros considerados menores por la Academia como los musicales (es el caso de Los Miserables) o el cine de animación (aunque este año la cosecha ha sido tan mala que no ha entrado ninguna), y además siempre podrá pasar alguna película de un estudio independiente (este año le ha tocado a Bestias del Sur salvaje) y alguna película no norteamericana.

Y entonces surge otra pregunta: entre todas las pelis no norteamericanas estrenadas durante 2012, ¿cómo es que han escogido la de un raro como Michael Haneke? Pues porque hace unos años que Haneke dejó de ser una cosa así como para paladares selectos y ha alcanzado el status de nombre al que citar si uno quiere hacerse el interesante en una conversación. Hay que recordar que incluso rodó en Hollywood su remake de Funny Games de la mano de un gran estudio como Warner, así que tampoco es precisamente un extraño en ese mundo…

En cualquier caso, Amor me parece una gran película.

    -¿A alguien le interesan los premios Goya?

-No me consta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *