El tráiler de Altamira/el desastre que se avecina

desastre banderas

Ayer se estrenó el primer tráiler de “Altamira“, la película sobre las venturas y desventuras que acaecieron a Marcelino Sáenz de Sautuola cuando descubrió que una cueva de una de sus fincas albergaba pinturas de aspecto antiguo, y después trató de convencer al mundo de la importancia de su hallazgo. En la prensa local de Cantabria se nos viene bombardeando con información sobre este asunto desde que hace ni sé cuánto arrancó la preproducción, y la verdad es que desde el primer momento todo ha tenido un aspecto terrible.

En lo cinematográfico, la elección del director Hugh Hudson (de quien ya nadie recuerda si alguna vez tuvo algún mérito) y de un protagonista como Antonio Banderas (del que ya nadie se acuerda si hubo un tiempo en el que su carrera no estuvo en declive) ya daba muy mala espina. Que la campaña de apoyo al film la hayan encabezado los mismos altos dirigentes del gobierno regional que, en nombre de la defensa de los intereses de Cantabria, han abrazado como koalas las posiciones más alejadas de cualquier lógica tendente a la conservación de los restos prehistóricos o de la difusión de su conocimiento, ya era para echarse a temblar.

Por cierto, hablando de koalas. ¿Sabíais que Marcelino Sáenz de Sautuola fue la persona que introdujo el cultivo del eucalipto en Cantabria?

altamira

En fin, que desde un primer momento supuse que de este proyecto no iba a salir una nueva “La cueva de los sueños olvidados“; pero es una lástima que este tráiler se ajuste a mis temores más terribles. Nada más verlo publiqué en facebook este texto que reproduzco a continuación.

    “¡Odio tu cueva! ¡Ojalá no la hubiera encontrado!” Todavía no estoy seguro de si esta película será de mucho llorar o de mucho reír. Pero, por lo que se ve en el tráiler, lo único seguro es que se avecina un chorongo de los que hacen época.
    Más allá del tono telefilmero general, la lista de incorrecciones históricas que aparecen en el tráiler es escandalosamente larga para una cosa tan corta… y eso en una peli que, según se anuncia, hablará sobre la importancia del conocimiento científico frente a la superstición.

    Ya se sabía que buena parte de las localizaciones de la peli son edificios que se construyeron décadas después de que falleciera Sautuola (la Plaza Porticada de Santander, la Biblioteca Menéndez Pelayo…) pero la imagen en la que se ve la fachada del Capricho de Gaudí ya es del todo inquietante.

    La sala de polícromos no se pudo contemplar de pie hasta que en el Siglo XX se rebajó el nivel del suelo en las obras de acondicionamiento que se hicieron para permitir la entrada masiva de visitantes. Hasta entonces, solo se podía acceder a esa sala agachado, pues era una zona muy baja. De ahí la gracia de que fuera una niña quien descubrió las pinturas: una persona adulta normalmente no se hubiera metido en esa zona tan incómoda.

    Y creo entender que la película va a cargar las tintas contra la Iglesia, como opuesta al poder de la ciencia y la razón que parece que representarán las tesis de Sautuola. Sin embargo, la mayor oposición inicial a admitir que las pinturas de Altamira fueran reales vino de la comunidad científica (con eminentes científicos como Mortillet, Harlé o Cartailhac a la cabeza), pues el nuevo hallazgo era incompatible con el paradigma según el cual se explicaba la prehistoria en aquellos años. De hecho, una parte de la Iglesia aceptó de buen grado la autenticidad de las pinturas, pues les parecía una buena prueba a favor del creacionismo y en contra de las teorías evolutivas que triunfaban entre los científicos de la época.

    Habrá que permanecer atentos. Todo apunta a que esta película propiciará muchos momentos de gran bochorno para la Cultura de Cantabria.

En fin, que cuando escribí esto quizás me puse demasiado pesimista, pero al final siempre se saca algo de provecho de estas vergüenzas. Seguro que antes del 1 de abril alguien nos invita a todos a un preestreno de la peli en el que nos van a invitar a bien de cervezas y canapés. Aunque espero que al menos su aspecto sea un poquito más apetecible que el de la película.

altamira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *