Diez años con el MondoSonoro de Cantabria

caneda

El 16 de septiembre de 2006 me acerqué a la sala D’Manu de Santander para cubrir la fiesta de X Aniversario de Noche de Rock para la revista Mondosonoro Asturias/Cantabria. De ahí salió una crónica, que fue el primer texto mío que apareció publicado en Mondosonoro. Y esto significa que hoy se cumplen diez años de mi primera colaboración con esta revista.

La cosa arrancó apenas unos días antes, cuando Esteban Pereda (gran arqueólogo, gran amante de la música y gran persona) le pasó mi contacto a Ernesto Castañeda Migoya, el encargado de poner en marcha la revista en Cantabria. Después de años yendo a mil conciertos con Esteban y pasándonos discos el uno al otro, él ya sabía de sobra lo que me flipaba escuchar música, y también leer y escribir sobre el tema. Así que cuando Ernesto le preguntó por posibles colaboradores rápidamente me propuso para esto.

Hasta entonces yo había escrito a un nivel un poco casero (publicaba cosas con regularidad en el blog de Al Norte del Norte, y me habían sacado algún texto en el efímero periódico D’Manu Sounds). Así que el salto a la Mondo (una revista de tirada estatal, con una web con un tráfico enorme, que prácticamente había sido mi página de inicio en mis tiempos de becario en la universidad) era ya una cosa seria.

Noche de rock

Ojo, que la fecha del artículo está equivocada y la fiesta no fue el 18 sino el 16 de septiembre.

A partir de aquel momento se sucedieron colaboraciones y más colaboraciones. Así de memoria, creo que en esos diez años no habrán salido más de dos números en los que no haya aparecido algún texto mío. Al principio fueron solo crónicas de conciertos, pero pronto me empezaron a encargar reseñas de discos. En mayo de 2008 me llamaron para cubrir el concierto de arranque de la gira de Extremoduro, que fue el primer texto firmado por mí que apareció en la edición nacional de Mondosonoro. Y en septiembre me estrené como entrevistador por partida doble, con sendos textos sobre Juanjo Respuela y sobre La Fuga.

El último gran cambio llegó en 2015, cuando pasé a ocupar el puesto de Coordinador Editorial en Cantabria. Vamos, a encargarme de todo lo que se refiere a los contenidos de la edición local de la revista (además de ocuparme de lo que aparece en la web y en redes sociales). Ernesto sigue a mi lado, igual que Roberto Palacios, que entró como redactor dos o tres meses después de mí y todavía no se ha ido. Y poco a poco van acercándose a la revista gente que quién sabe si un día escribirán su propio post de décimo aniversario.

El trabajo tiene un punto de locura (sobre todo por tener que compaginar casi cada mes el cierre de la edición con otros trabajos ajenos al mundo de la música y en general mucho menos gratos), pero cada vez que me toca anunciar que ya está en la calle un nuevo número de la revista, pues como que el corazoncito se me encoje de emoción por estar viviendo cosas con las que soñaba cuando era un adolescente que devoraba el Tentaciones, la Popular 1 o la Espiral. Y cuando pienso que en estos diez años han pasado y se han ido de mi vida novias, casas, trabajos y casi de todo, pero que sigo haciendo esto de contar cosas a la gente que tanto me gusta… me siento un poquito feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *