Algunos regalos

2014-08-28 17.48.52

Llega un momento en el que lo más bonito de cumplir años sucede cuando te pones a recordar cómo fueron los cumpleaños de años anteriores, lo cual no deja de ser bastante triste. Tampoco es que yo sea de grandes celebraciones: normalmente me da demasiada pereza organizar una fiesta en condiciones y a por lo general cansan las muestras de cariño forzadas y los regalos hechos por compromiso. Pero bueno, al mirar atrás tampoco ha sido todo tan malo, porque algunos cumpleaños incluso han terminado en bonitas fiestas o he recibido bonitos regalos.

parklife

Por ejemplo, hace 20 años, en 1994 estaba en Loredo y alguien de mi familia me regaló el cd de “Parklife” de Blur. El grupo aún era muy poco popular en España y nadie en mi entorno tenía nada de ellos. Por supuesto que abrasé el disco, e incluso me desesperé intentando reproducir con la guitarra como malamente podía los acordes de todas las canciones que venían en el libreto.

R-2980277-1310225108

Cinco años después, en 1999, estaba por la noche en la Alameda de Oviedo (en los tiempos en que medio Santander paraba en la puerta del Campanillas) y mis compañeros de la universidad me regalaron el cd de “Canciones de estar por casa” de Mercromina. Llevaba todo el verano entregado al Albacete Sound: me habían entregado en la noche de San Juan las cintas grabadas con toda la discografía de Surfin’ Bichos, y a mediados de julio me había hecho con “Tejido de felicidad” de Chucho. Pero todavía no tenía nada de Mercromina. Así que ese día me llevé este disco de canciones maravillosas y un libreto precioso de la mano de Joaquín Reyes.

517ZD5JCGPL._SL500_AA300_

En la madrugada del 29 de agosto de 2004 (que cayó en domingo, así que empecé a celebrarlo el sábado por la noche) me entregaron en el New “El mediador” de Joe Sacco. Por entonces ya había leído algo de Sacco, pero todavía no tenía nada suyo en propiedad. Es un cómic increíble.

Y en el 2009 me regalaron una mochila Vans que a día de hoy me sigue resultando muy útil, pero eso ya no tiene tanto que ver con lo que suelo contar por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *